La pequeña empresa es base fundamental de las economías a nivel mundial.  Sin embargo, con una era orientada a los mercados globalizados es frecuente que, sin importar que tan buen producto o servicio nos ofrezcan, estos pequeños negocios luchen por sobrevivir o fracasen.  Nuestro país no es la excepción!.

Tenemos una gama sorprendente de pequeños negocios y empresas en nuestro país y aunque la definición legal de lo que es un negocio pequeño varía de país a país, un ejemplo de este tipo de negocios son:  estilistas de pelo, fotógrafos, empresarios independientes como abogados, maquillistas, vendedores independientes de bienes y servicios.

small business

En mi experiencia, me he dado cuenta de que nuestra sociedad pareciera preferir cantidad a calidad, rapidez a servicio y de ahí que exista la tendencia de comprar y visitar grandes negocios.  Sin embargo, hace aproximadamente un año me lanzé a darle la oportunidad a los negocios pequeños y debo admitir que he quedado altamente satisfecha.  De ahí que quiera compartirles mi experiencia siendo cliente de este tipo de negocios y el por qué pienso que deben ser apoyados.

  1.  Servicio personalizado:  La realidad es que me siento tratada como una princesa, contrario a negocios grandes donde eres solo una factura más.  Un ejemplo sencillo que viví recientemente fue con una artista del maquillaje quien no solo fue a mi casa a las 6:30 am. sino que hizo un trabajo maravilloso, mucho más personalizado, quien se tomó el tiempo de preguntarme específicamente que quería e inclusive conectar conmigo a un nivel más personal.  Otro ejemplo es un pequeño restaurante familiar donde suelo comer cada vez que viajo a NY, es una pequeña cafetería donde inclusive me escriben por correo electrónico preguntando cuando será mi próximo viaje y donde desde que llego soy recibida con besos y abrazos (y no vivo en ese país que conste), saben cual es mi plato favorito y me hacen recomendaciones basadas en lo que me gusta….eso no se consigue en una cadena grande de comida.

  2. Productos frescos y con calidad artesanal:  Desde mermeladas caseras hasta vestidos, la realidad es que cada pieza o artículo que consumo es fresco y con calidad artesanal.  Soy fanática de los pasteles de una chica y la realidad me cuesta comprarlos en un negocio grande porque los de ella tienen ese algo extra que hace que el sabor y la textura sean inigualables, los prepara solo para mí y cuando yo se lo pido.  Es lo mismo que cuando te mandas a hacer una ropa donde una modista…sabes que te quedará justo a tu medida y que será un diseño único, a tu gusto.

  3. Obtienes más por tu dinero:  Debido a que los costos de operación de este tipo de negocios son menores en la mayoría de los casos obtienes más calidad por el dinero que pagas.  Aunque existen sus casos en los que no se manejan éticamente con el margen y te van a pedir un precio que no es justo, en su mayoría el precio es bastante apropiado.  Además al adquirir productos o visitar negocios pequeños pagas por un trabajo hecho en el momento y a tu medida (quien ha pedido un chimi sabe a lo que me refiero).  Si bien no puedo comprarlo todo en este tipo de negocios, si tengo mi catálogo de pequeños negocios a los que le confío parte de mi vida y quienes cada día cuidan el valor que pago por lo que consumo.

Hace poco tiempo leí la frase “Cuando compras en un negocio pequeño no estás ayudando a un CEO a comprarse una nueva casa de veraniego…estás ayudando a un padre a pagar el colegio de su hijo”.  Esta parte altruista no la había visto y talvez ahora comprendo porque para “The Lighthouse Cafe” en Bay Ridge, Brooklyn yo soy tan importante!.

Karolyn Castro ©

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *