IMG_7069

Hace exactamente 4 meses lanzaba mi proyecto de vida, Team Guerreras, una idea que surgió hace años, por ahí por el 2007 daba su primer respiro.  Originándose inicialmente como parte de mi primer blog, llegó un momento donde “Reflexiones” no era suficiente y debía transformarse en algo más.  Fue en Septiembre 2014 donde comencé a darle forma a un proyecto, que por falta de tiempo, había engavetado por años.

Justo el 1ro. de Enero del 2015 lanzaba “Team Guerreras”, una iniciativa que busca mostrarle al mundo la fortaleza y el coraje que se esconden detrás de las curvas de una mujer.  Hoy, con alegría y orgullo, celebramos los frutos que esta maravillosa aventura nos ha entregado!.   No existe nada que te llene más que responder al llamado de utilizar tus dones y en mi caso, Team Guerreras, es precisamente eso, la respuesta a ese llamado.

En el día de ayer pasamos una tarde maravillosa, llena de conversaciones del alma y matizada de ideas para revolucionar el mundo, para darle un giro en busca de re-conectarnos con nuestra parte espiritual.  Mis Guerreras, como siempre maravillosas, me hicieron pasar una tarde de esas que te recargan el alma y te impulsan a seguir.

Cuando inicié mi carrera en el mundo del blogging hace años, hice algo a lo que le llame una “caja de ideas”.  En ella guardaba recortes de periódicos y copia de artículos o cosas de internet que me impactaban y que podrían luego ser material para escribir una entrada motivando a reflexionar.  En aquellos años hubo una noticia que me impactó, un periódico local contaba la historia de una mujer que dejaba en la orfandad a tres niños al suicidarse porque debía RD$50,000.  Recuerdo el impacto de pensar que una mujer se sintió tan sola, tan abandonada, sintió que la carga en sus hombros era tan grande que la única salida a su problema fue quitarse la vida.

Por años leí la nota, por años me pregunté por qué? y una noche que me sentía agobiada con problemas personales me dí cuenta de algo importante.  Fue esa noche que comprendí que como mujeres muchas veces, ni la sociedad, ni nuestro círculo de familiares y conocidos, inclusive nosotras mismas, no reconocemos la fortaleza y el coraje que se esconde detrás de nuestras curvas.  Comprendí que nos han vendido el concepto del “sexo débil” a tal punto que hemos olvidado todo lo que podemos cargar en nuestros hombros sin que ni siquiera se nos borre la sonrisa.

Fue allí cuando decidí crear Team Guerreras (en aquel momento con otro nombre hasta que una grandísima Guerrera y amiga me dijo “qué te parece “Team Guerreras” como nombre?”.  Quise crearlo como un lugar donde las mujeres le mostremos al mundo esa fortaleza, ese coraje.  Quise que las mujeres leamos las historias de otras mujeres y comprendamos que no estamos solas, que siempre hay una salida, que no estamos solas.

Es triste que años después de aquella triste noticia, el mes pasado, justo el día que mi proyecto celebrara sus 3 meses, otra mujer, joven, esta vez con 5 meses de embarazo, residente de la ciudad de Santiago, terminara con su vida y la del hijo que llevaba en el vientre por la misma razón (deudas económicas).  Lejos de que estas mujeres quizás lidiaban con otras cosas a parte de la deuda económica y que las llevaron a cometer estos hechos, no deja de entristecerme el pensar que vieron sus cargas tan pesadas que no contemplaron otra salida.

Se que somos más, se que cada alma encierra una Guerrera, cada vida tiene una historia que contar, cada lucha tiene una lucha homóloga.  Por eso debemos contar nuestras batallas, por eso creo que debemos exhibir nuestras cicatrices con orgullo porque son las medallas que nos ha dado la vida por haber luchado cada batalla con coraje.  No importa si quieres contarla con nombre y apellido, o si quieres hacerlo con un seudónimo, piensa que allá afuera hay otra Guerrera que lista para soltar su espada y con tu historia puedes renovarle la esperanza, fortalecerle la fe, recargarle sus fuerzas.

Aquí les dejo con unas imágenes de lo que fue una tarde diferente, un momento donde dejamos por unas horas el celular de lado y nos conectamos a otro nivel, para más, volver a tomar nuestras espadas y seguir la lucha.  No hay día que pase que no me sienta más orgullosa de ser mujer, de ser Guerrera.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *