fbpx

Las relaciones entre los seres humanos tienden a ser algo complejas.  La razón, pienso yo, es que cada quien arrastra consigo un cúmulo de experiencias, valores y creencias que pueden converger en algún punto o ser extremadamente distantes en otros.  Así que, aún después de adultos, debemos observar ciertas reglas de oro si queremos mantener viva una amistad.

A lo largo de mi vida he descubierto reglas de oro que me han permitido mantener amistades por largos años y cultivar nuevos amigos con cierta frecuencia.

  •  Respetar su espacio personal:  Pareciera que porque somos amigos de alguien nos sentimos con derecho a sobre-pasar su espacio personal.  Es decir, llamar a ciertas horas, en ciertos días, incluso a planificar actividades con nuestros amigos sin consultarlo primero.  El espacio personal incluye, cómo nos dirigimos a ellos, respeto a su privacidad y a sus creencias.
  • Recordar la regla de la doble vía:  Una amistad es una calle de doble vía.  Hay momentos en que das y otros en los que recibes, momentos en los que sueltas y momentos en los que halas.  Si el carro va siempre en una sola dirección la amistad está en riesgo de perderse.
  • Comprender que no tienen que converger en todo:  Pueden ser de equipos de basketball contrarios (o pueden no gustarles el mismo deporte), pueden pasarse días sin contactarse porque cada quien anda en algo distinto, pueden ser de diferentes religiones o no creer en nada de eso.  En fin, la amistad no tiene que ser una condena a la fotocopia.  Van a converger maravillosamente en algo, así sea en sus diferencias.  Lo importante es no tratar de cambiar a la otra persona.
  • No hay porque compartir amigos:  Recuerdo una amiga que constantemente se enojaba porque no la invitaba a salidas que tenía con otras amigas.  Nunca comprendí la petición, el que fuésemos amigas no quería decir que automáticamente nuestros círculos se fusionarían.  
  • Aceptar las transiciones:  Creo que esto es lo más difícil, por ejemplo mi matrimonio me costó unos cuantos amigos, el nacimiento de mis hijas otro puñado más.  La razón es que muchas veces los amigos no comprendemos como aceptar y ajustarnos a las transiciones en la vida de quienes queremos.
  • Es un amigo no un terapeuta:  Si constantemente agobias a tus amigos con quejas, mala vibra, consejos o pidiendo ser escuchado y tu nunca tomas ese extremo, eventualmente tu amigo se sentirá cargado.  Recuerda es tu amigo, no un terapeuta.
  • No asumir:  Tus amigos no deben contarte todo, no deben explicarte todo, ellos son enteramente independientes y tienen derecho a no compartir algunas cosas de su vida contigo.  Esto no quiere decir que te quieren menos o que se estén alejando, sigue la regla 1, quiérelos aún sin comprender y te aseguro eso valdrá oro.

Los amigos son como las estrellas, no siempre las ves pero sabes que están ahí.  Autor Desconocido.


Karolyn Castro  Fundadora y Directora Ejecutiva Team Guerreras © .  Escritora creativa Dominicana, Coordinadora de eventos y Mercadeo, en República Dominicana, de la Dominican Writers de NY.  Creadora de la campaña educativa Mucho Más Que Curvas ©.   Especialista en pronósticos estadísticos e inteligencia de negocios.  Mami de Francesca e Isabella, compañera de vida de Miguel.  Enamorada de vivir, apasionada por los viajes y la buena comida, guerrera y definitivamente, mucho más que curvas.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *