readabookday

Yo adoro la lectura!!! quienes me conocen saben que el apodo “come libros” me sienta de maravilla y para mi es todo un honor que lo usen para referirse a mi.  Algo que me quedó claro cuando supe que estaba embarazada era haría todo lo posible por inculcar a mis hijas el hábito de la lectura, tal como lo hizo mi padre conmigo!.  Leer es una manera de incentivar la imaginación, de ampliar el conocimiento en temas diversos y es la base de una buena escritura.

Del mismo modo, la lectura ayuda a que desarrollen un vocabulario rico y desarrolla el entendimiento y la buena memoria.  Leer, es sin duda alguna, uno de los hábitos más saludables y una de las mejores formas de entretenimiento sano que podemos cultivar en nuestros hijos.

Pero, como todo hábito, solo puede cultivarse cuando de manera consistente lo hacemos parte de su rutina diaria.  Aquí les dejo con 3 sugerencias de como puede inculcar en sus hijos el hábito de la lectura.

  1. Sea el líder:  Seamos honestos…si usted no lee, no espere que su hijo lo haga.  Es primordial que su hijo le vea leer con pasión.  Aún si su agenda de vida es muy apretada, saque unos minutos para leer antes de dormir o un día específico de la semana.  Discuta libros con su pareja frente a sus hijos y que ellos vean que es una actividad enriquecedora.  Solo si ven desde muy pequeños el interés en usted ellos van a interesarse también.

  2. Lea libros a su hijo desde su nacimiento:  Quien dice que a un día de nacido es muy pequeño para entender las poesías de Pablo Neruda?, bueno talvez si lo es.  Sin embargo, leerle a su hijo desde tan temprano como el vientre es una actividad importante.  Su hijo se acostumbrará a su voz y si lo hace como una rutina antes de dormir, estará creando un momento perfecto de interacción que perdurará por años.  Cuando lees a tu hijo, se crea una conexión especial entre quien lee y el niño que asocia la lectura a momentos de felicidad, haciendo que de por vida asocie la lectura a una experiencia tranquilizadora y feliz.

  3. Haga de la lectura un canal de comunicación:  Al leer libros juntos (o por separado y luego discutirlos) incentive a su hijo a opinar o criticar la lectura.  Haga preguntas cómo, qué te gustó del libro?, qué no te gustó?, cuál fue tu personaje favorito? qué aprendiste de la historia?.  Cree actividades asociadas a la lectura, por ejemplo, pida a su hijo que dibujen juntos una escena descrita en el libro que acaban de leer.  Haga que el libro sea tema de conversación en otros momentos como cuando están en un entaponamiento en el carro o durante el almuerzo y asocie momentos de la vida cotidiana a situaciones que se nombren en el libro. Esto ayuda con el proceso de lectura comprensiva y hace que el niño busque y aprenda a distinguir las moralejas, del mismo modo, ayuda a que extrapole la sabiduría del libro a resolver problemas cotidianos.

Este pasado año leí 82 libros y puedo asegurarles que algo le queda claro a mi hija, a su madre le gusta leer.  En muchas ocasiones fui cuestionada sobre que estaba leyendo y los constante viajes a las librerías la han hecho comenzar a desarrollar una pasión por leer solita (ahora que ya sabe como).  Hace unos días me sorprendió al regresar del trabajo y encontrarme con que ella había leído sola una historia y quería contarme de que se trataba.

Recuerde tener libros visibles…si bien la tecnología es maravillosa para tener libros electrónicos, aún los libros de papel contienen entre sus páginas una magia inexplicable y se aseguran de ser un recordatorio visual de que hay que sacar tiempo para leerles.

Karolyn Castro ©

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *