cooking

La primera semana de nuestro campamento de verano diferente ha sido todo un éxito!.  Tengo a una niña de 6 años feliz y enamorada de la cocina (casi, dice que sazonar carnes es “smooshy” lo que sea que eso signifique).  Este primer módulo del campamento tenía como objetivo imprimir en ella la pasión por la cocina y a la vez que experimentara algo totalmente nuevo para ella.

Es importante, si te decides a llevarlo a cabo en casa, llevar a cabo la elaboración de un menú apto para ser preparado por la edad que tenga tu hijo o hija.  En mi caso, el tomar la cocina como parte del campamento de verano de este año, lo hice inspirada en un programa de televisión de Fox que se llama “Junior Master Chef” donde niños y niñas cocina platos dignos de cualquier chef adulto (y no bromeo).  Como amo la cocina vi incluir esta actividad como una oportunidad de compartir con mi hija mayor algo que a mi me apasiona y a la vez permitirle a ella explorar diversidad de actividades para que vaya descubriendo sus propias pasiones.

Este fue el menú que desarrollamos entre las dos y cuyas recetas vamos a ir compartiendo en los próximos días en la sección “Desde mi cocina”.

Lunes:  Sandwiches al grill de Queso y Salami Genoa.

Martes:  Mini hamburguesas caseras (con queso y tocineta)

Miercoles:  Arepas Venezolanas (es uno de sus platos favoritos y ella pidió incluirlo en el menú).

Jueves:  Tacos a mi manera

Viernes:  Pechuga de pollo rellena de chorizo y arroz amarillo (el Viernes era libre y ella debía elegir o inventarse un plato y esta receta inclusive es de su total autoría).

Fin de semana de postres:  Muffins de maíz y galletas de avena.

Durante esta semana aprendí que cuando les permites a tus hijos utilizar su imaginación y les das libertad de experimentar surgen cosas maravillosas.  Esta semana que recién concluye tenía un día en el que ella debía elegir lo que cocinaríamos e inventarse una receta.  El propósito que como madre había establecido era que fracasara, que la receta no le quedara bien, para mostrarle como solucionar eso en la cocina y como los errores no necesariamente significaban que no podríamos ser buenos en algo.

Tenía el dinero preparado para ordenar una pizza pero mi hija me sorprendió con una receta que le quedó divina!.  La lleve al supermercado para que eligiera los ingredientes y fueron elegidos de manera espontánea.  Me dijo “mami quiero cocinar un pollo que tenga relleno”, cuando la lleve al área de la carne eligió filete de pechuga porque “No quería huesos”, luego me dijo que esas pechugas estaban gruesas y que ella las quería finas pero como no había le pregunté como lo solucionaría, me sorprendió al dirigirse al señor del área de la carne y decirle “Señor yo quiero pechugas finas, hay?” y el caballero le contestó “Yo puedo ponerlas finas para ti”.

Así eligió los ingredientes poco a poco y cuando llegamos a casa yo estaba lista para ver cual sería el próximo paso y debo admitir que ella tenía una idea bastante clara de lo que iba a hacer.  Yo me limité a ser su “asistente” y a realizar un par de tareas o darle un par de ideas para que las cosas funcionaran bien.  Debo decir que la cena fue todo un éxito y que con orgullo puedo decir que mi hija ha escrito la primera receta de su autoría!.

Te invito a animarte, a darle una oportunidad a tus hijos a demostrar su talento en la cocina, puede que como yo, salgas gratamente sorprendida!.

Karolyn Castro ©

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *