Constantemente ando buscando nuevas experiencias que vivir con mis hijas, que tengan una combinación de factores pero uno que es primordial, es que tengan contenido educativo.  Mi hija mayor es una fan empedernida del mar y de los animales marinos y en reiteradas ocasiones dice que será bióloga marina cuando sea grande.  De ahi que nos encanten los acuarios y de que seamos asiduas visitantes del Acuario Nacional.

Sin embargo, no siempre tienes el tiempo de salir de la ciudad hacia la zona oriental o varias horas para hacer un recorrido, y precisamente eso me pasó este pasado Sábado.  Fue allí cuando decidimos hacerle una visita al acuario AquaMundo en Sambil y quedamos gratamente complacidas.  El recorrido total puede ser de unos 45 minutos a 1 hora u hora y media dependiendo de como manejes la visita. Lo mejor de todo es que es totalmente bajo techo y con aire acondicionado lo que te permite llevar a los más chicos aún cuando el clima no sea muy favorable.

pez
Foto utilizada bajo licencia de Creative Commons

Hoy quiero compartirte las 3 razones para vivir esta experiencia debajo del mar y como sacarle el mejor provecho a tu dinero y a tu visita.

  • Es extremadamente educativo:  La fortaleza principal de este acuario es que las cápsulas educativas en cada exhibición son bien completas pero a la vez están escritas en un lenguaje llano que los niños pueden entender.  Recomiendo que tomes el tiempo de leer las informaciones dispersas por el Acuario, pregúntale a tu hijo que piensa y haz de esta una visita educativa.  No salgas corriendo a ver “peces”solamente, verás lo mucho que los peques disfrutan aprender sobre la vida en el fondo del mar.  Déjalos jugar en cada zona, por ejemplo en la Zona Explorador Marino, métanse en el personaje y simulen que manejan un gran submarino por debajo del mar.

  • Vive la experiencia del contacto:  Algo que tiene este acuario es que tu y los chicos pueden experimentar el contacto con algunas especies y no hay nada que enseñe más que poder tocar con tus propias manos.  En la Zona Sueño Caribeño puedes hacer precisamente eso.  Tiene una zona donde podrán tocar y aprender sobre las estrellas de mar y mi hija gritó de alegría cuando pudo tocar un pez globo.  Todo con la asistencia y el conocimiento del personal del acuario es para mi un momento mágico y el lugar de donde los peques no quieren salir.  Tuvimos inclusive la dicha de conocer un lagarto lengua azul al que pudimos acariciar y cargar.  Es también el lugar donde verás de cerca las manta rayas y los tiburones.  Prepara la cámara para capturar momentos inolvidables.

A la salida del acuario también están los simpáticos peces Koi a los que los niños pueden alimentar con biberones y debo admitir que ni yo me resisti a darle el “bibi” a estos animalitos.

  • Adquiere la Bitácora del Navegante:  Por RD$50 pesos adquieres la Bitácora del Navegante, es un pequeño libro con stickers y muchas actividades a ser completadas en cada zona de Aquamundo Sambil.  Recomiendo adquirirla porque te ayuda a sacarle el máximo provecho a las actividades del acuario y hace el recorrido más divertido para los chicos.  El precio es económico y entretiene a los niños.  Una idea que se me ocurrió es por qué no vestirlos de piratas o de sirenas cuando vayan a visitar el acuario?, la van a pasar genial.

Al salir del Acuario no tienes que dejar el centro comercial y allí pueden tomar un refrigerio o almorzar, hay facilidades para cambiar a los más chiquitos y baños familiares.  Fueron unas dos horas bien divertidas y mi hija mayor amó cada segundo!.  Un dato importante es que los menores de 3 años no pagan entrada, mi hija menor se divirtió muchísimo.  Si andas buscando algo que hacer sin salir de la ciudad y que les permita diversión a toda la familia, esta es una opción perfecta!.

Karolyn Castro ©

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *