beach

Bueno a mi no me interesa lo que diga el calendario de solsticios, aquí en Santo Domingo estamos en Verano todo el tiempo!.  Siempre he sido amante de estar al aire libre y, contrario a lo que piensan mis amigos que no residen en el país, yo no vivo metida en un playa (aquí tampoco nos da el tiempo!).  El verano trae consigo un deseo que raya casi en la locura de salir a la playa, al campo y dejarnos tostar por el sol!.  No sufrimos un invierno despiadado como en los países del norte pero aún así nos gozamos el verano a carta cabal, talvez nos mueve tener a los chicos en la casa por las vacaciones del colegio o por simple tradición familiar.

Me gusta hablar en base a mi experiencia personal y quiero compartirles lo que ha sido mi lucha con las manchas en la piel del rostro causadas por el sol.  Hace poco más de un año inicié un tratamiento para las manchas en mi cara, esto luego de que fuera donde una dermatóloga, dado que el diagnóstico que me habían hecho de unas manchas que tenia en mi rostro (cloasmas del embarazo y que se suponía debían desaparecer al poco tiempo de dejar de lactar) no desaparecían.  Sin embargo, la doctora me diagnostica con manchas causadas por efectos del sol y creo que me sorprendió sobre manera aprender que el uso del bloqueador solar no está circunscrito a los viajes a la playa o al río, sino que su uso debería ser diario y que inclusive las lámparas de luz de las oficinas hacen su daño en la piel en este sentido, a menor escala, pero lo hacen.

Claro, los que me conocen saben lo ecológica que soy, y mis tomas de sol incluían ir a tender la ropa en el techo del edificio para ahorrar electricidad y tener impacto positivo en el planeta.  Pero, lo hacía sin la debida protección y esto tuvo sus consecuencias, desastrosas!.

Aunque las manchas han desaparecido casi en su mayoría y con las que aún lucho han aclarado diría yo en un 60% , aún estoy en tratamiento.  Una rutina muy delicada con el uso de un jabón especial para lavar mi rostro, unos ácidos algo delicados para hacer un soft peeling (descamado suave) y de cremas para aclarar.  Ha sido todo un proceso que ha puesto a prueba mi paciencia y me ha dado una gran lección que quiero compartir con ustedes:  El bloqueador solar es un paso más de su rutina DIARIA de cuidado de la piel.  Siendo la clave la palabra “Diaria” y a media tarde, debes volverlo a retocar.

En otra entrega les voy a hablar un poquito del bloqueador solar que uso…mientras, si debo confesar algo, aunque aún utilizo el sol en algunas ocasiones, por razones médicas me vi forzada adquirir una secadora y aunque extraño los viajes al techo del edificio mi piel me ha agradecido tremendamente el cuidado extra.

Karolyn Castro ©

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *