Nuestro popular refrán no se equivoca:  “Si como camina cocina, guárdame el concón”

Cuando hacemos referencia a alguna preparación, nuestra mente se traslada a su Sabor, pensamos con que sazonar, con que dar ese gusto especial y sobre todo hacer de ese plato una creación propia y magistral.  Relacionamos sazonar, con palabras como condimento, marinar, adobo, especies, gusto, etc…

La verdad es que cuando no encontramos ese “sabor”, decimos que nuestra comida esta desabrida, mala, “ Sin sazón ” !!!.  Para dar ese toque recurrimos a muchas cosas; sales, especies, hierbas,  vegetales , sazonadores comerciales,  y gracias a la combinación que logremos damos un toque especial a nuestras preparaciones.

sazonar

Ahora bien, luego de sazonar un poco esto, vamos al grano…..

Los sazonadores comerciales:   Esos que utilizamos en polvo, liquido, cubitos,  que compramos de diferentes marcas, muchas veces sin percatarnos que pueden hacer a favor o en contra de nuestra salud.  La gran mayoría de estos no son del todo sanos, ya que muchos son una mezcla de grasa, sal, azucares, colorantes  y aditivos sintéticos.

Uno de los ingredientes muy utilizado en estos productos es el Glutamato Monosódico (GMS).  El GMS es un aditivo utilizado para dar más sabor a los alimentos industrializados, como caldos de pollo en cubitos, salsas, cubos de tomate  y sopas instantáneas.. En los años sesenta se popularizó un sazonador de marca Ajinomoto, que se usaba como sal en todos los alimentos. Fue retirado del mercado al descubrir que era altamente cancerígeno. Era glutamato monosódico puro.  Los industriales lo empezaron a usar combinado con otros aditivos para sazonar los alimentos industrializados.

Por que esto puede ocasionarnos terribles problemas?

El Glutamato Monosódico es una excitotoxina.  Las excitotoxinas son sustancias, generalmente aminoácidos, que reaccionan en el cerebro ocasionando la destrucción de ciertos tipos de células cerebrales.  El problema es que al ingerirlo a través de los alimentos en forma de sal (glutamato monosódico), acumulamos cantidades excesivas de dicho compuesto, lo cual ocasiona que las neuronas actúen de forma anormal hasta llegar incluso, a la muerte de dichas células.

El GMS además, favorece la formación de radicales libres lo cual es un factor de riesgo para el desarrollo de muchas enfermedades crónico-degenerativas.  La industria alimenticia se ha defendido de esto, argumentando que la capa hemato-encefálica que cubre al cerebro actúa como barrera e impide el ingreso de GMS directo al cerebro.  Pero, varios estudios (sobre todo europeos) han demostrado que dicha capa está diseñada para bloquear el paso de cierta cantidad de glutamato, pero que las cantidades excesivas que se consumen hoy en día se van acumulando y filtrando dentro del cerebro.

Además, la capa hemato-encefálica termina de desarrollarse durante la infancia, siendo entonces los niños, más vulnerables a los efecto de GMS.  Es por ello que en varios países de la Unión Europea está prohibido el uso de este aditivo en alimentos infantiles.  Así que como leen evitar el GMS es una cuestión sumamente importante para impedir un potencial daño a la salud.

¿Qué alimentos contienen glutamato monosódico?

En las etiquetas, puedes encontrar el glutamato monosódico con todos estos nombres:

Glutamato monosódico, GMS, MSG, ajinomoto, proteína hidrolizada, proteína vegetal hidrolizada (PVH), extracto de levadura, proteína texturizada, ácido glutámico, levadura hidrolizada, potencializador o realzador del sabor, E621.

Los productos que más lo contienen son: consomés y sazonadores, comidas enlatadas listas,  frituritas y otros en empaques, comida congelada, toda la comida rápida y mucha comida china y oriental.  Si seguimos la lista se va complicando…. Y nos viene la pregunta, “Que vamos a comer?!, “ Con que vamos a sazonar nuestras comidas”?!.

sazonar (2)

Qué opciones tenemos entonces?

Les comento algunas opciones, qué tal si utilizamos lo que la naturaleza nos ha dado, tanto para comer como para sazonar?.

  • Ajo y cebolla,  frescos o secos, excelente opción para sazonar.

  • Hierbas: y Especies Albahaca, Hinojo, Laurel, Orégano, Mejorana, Perejil, Tomillo, Romero, Hierbabuena, Canela, Vainilla, Nuez Moscada, Jengibre, etc.  Puedes hacer combinaciones para comidas saladas y dulces.

  • Sal y pimienta (muchas comidas con solo sal y pimienta tienen, inténtalo!)

  • Especias (la gama es inmensa y dependiendo del tipo de platillo y estilo la combinaciones son inacabables).

  • Sazonadores vegetarianos:  en el mercado ya existen opciones de sazonadores que no tienen ningún producto animal, ni aditivos sintéticos, solamente vegetales deshidratados y especias.  Algunas marcas: Spike, Bragg’s, Joinish. Mr. Dash.

Cubitos de verduras pollo o res – una “sopita” hecha en casa

“Una opción que les comparto y si les es mas fácil tenerlos en cubitos listos, pues vamos a hacerlos!, es súper sencillo.  Pueden ser de verduras, pollo o res y reemplazan los consomés comerciales, ya sean líquidos o en polvo, lo que puedes hacer es lo siguiente:

  • Prepara un caldo de pollo, verduras o res.

  • Deja que enfríe totalmente y remueve sólidos. En el caso de caldo de pollo o res simplemente remueve lo que usaste para sazonar (ajo, cebolla, cilantro, etc.) pero en el caso de sopa de verduras, te recomiendo que licues el caldo con algo de verduritas: zanahorias, calabacitas, papas, para un extra de sabor.

  • Puedes hacer el caldo con tomate, si así lo deseas.

  • En el caso de caldos de pollo o res, meterlo al refrigerador una noche. Al día siguiente remover la capa de grasa que se solidifica en la superficie con una cuchara.

  • Verter el líquido en una caserola para hielo o moldes de hielo.

  • Congelar y usar los cubitos conforme sea necesario.

  • En el caso del caldo de verduras, no tiene grasa, entonces no es necesario refrigerarlo, en cuanto se enfríe puedes verterlo en un envase de cubos.

Así de sencillo puedes preparar tus propios cubitos o sopitas y darle a tus comidas un toque de gusto libre de químicos  que puedan afectar tu salud.

Rosangel Khoury ©

Si te gustó, compártelo!

2 Replies to “Nuestras comidas y sus sabores – El arte de sazonar”

  1. Me encantó encontrarme con este artículo, ya que había tomado la decisión de no consumir más cubitos artificiales pero no sabía cómo hacerlos. Haré estos cubitos naturales que se me ayudarán a seguir cocinando de una manera más natural. Mil gracias por esta información.

  2. Noelia, yo los hago desde hace unos 7 años y mucha gente me pregunta que uso para darle sabor a mi comida…no me creen cuando les cuento! me dejas saber como te va

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *