fbpx

en la distancia

Las puntas de mis dedos han recorrido un millón de veces tu rostro

mientras mis ojos guardan en mi memoria cada expresión de tus ojos

y cada noche, justo cuando el reloj marca las doce, despido

las ganas despiadadas que tengo de tenerte conmigo.

En ese momento me arrastro a mi infierno

el que lucho por esconder de ti a cada momento

en el que dejo fluir las lágrimas que guarda mi almohada

confidente callada de mis noches  de agonías largas.

Cada día que pasa temo y, a la vez, espero con ansias

los crepúsculos que te traen conmigo desde la distancia

donde nos susurramos versos prohibidos

de aquellos que dejan el alma pendiendo de un hilo

Cómo dormir, si se tiende a mi lado vacía mi cama?

Cómo vivir, si el frío me abraza y acaricia mi espalda?

Dónde buscar consuelo, si tu aroma se me ha pedido?

Cuándo volver a dormir calmada, si me hace tanta falta jugar contigo entre las sábanas?

Y algunas noches, como esta, lloro de rabia

me enojo con Dios, con el destino…hasta con cada promesa del alma

Porque te trajeron de vuelta conmigo, a casa

y me impusieron la pena de saberme tuya, saberte mío en la distancia.

Karolyn Castro ©

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *