basic

Todas nos hemos “caído del vagón” como dicen en inglés o, en puro español, nos hemos descarrilado un poco cuando de nuestra rutina de fitness se refiere.  Bien sea porque alcanzamos nuestro objetivo o porque nos cansamos un poco y vamos siendo un poco menos estrictos.  Algo común en este sentido es darnos cuenta a mitad de semana y decir “el lunes vuelvo a mi rutina” y eso convertirse en un círculo vicioso.

Hoy quiero compartir contigo 5 sencillos pasos para volver a encarrilarte de nuevo y montarte en el vagón de la salud.

  1. A pesarte y a tomar tus medidas:  El hecho de que tu ropa aún te sirva y no te apriete no quiere decir que todo está bien.  Es momento de pesarte nuevamente y de tomar tus medidas y compararlas con la última vez que lo hiciste.  Una pequeña dosis de realidad puede ayudarte a ver que no vas por el camino correcto.

  2. Recuerda por qué lo hiciste la primera vez:  Ya sea buscando una foto vieja de esas in-publicables o una prenda de ropa de las que odiabas usar.  En mi caso busco una foto en particular de un viaje al botánico donde no pude unirme a la diversión porque esas libras de más me mantuvieron atada a la manta del picnic mientras otras personas la pasaban bien con mis hijas.

  3. Vuelve a lo básico:  Talvez eras ya una deportista consumada antes de caerte del vagón pero ahora unos cuantos meses después es mandatorio, hasta para tu seguridad, hacer una re-introducción.  Comienza con re-ajustar tus hábitos alimenticios y solo hacer ejercicio tres veces por semana por espacio de media hora.  Piensa qué hacías cuando iniciaste tu rutina y vuelve a lo básico.

  4. Inicia un reto:  Hay retos detox, retos de sentadillas, retos de kilómetros recorridos…en fin, en internet encuentras miles de retos si sabes seguir las páginas adecuadas.  Instagram es un buen lugar para encontrar páginas de fitness que seguir que publican retos.  Me gustan porque son retos cortos de un mes y es sencillo volver a montarse en el vagón siguiendo retos.

  5. Busca la ayuda de un entrenador personal o de una clase de grupo:  No existe nada mejor para re-enfocarte en el fitness que unirte a un grupo o tener un entrenador personal.  Ellos hacen del ejercicio un momento divertido y el sentido de pertenencia a un grupo o la supervisión de un tercero ayuda en el proceso. También funciona buscar un amigo que esté entusiasmado iniciando el proceso de adoptar un estilo de vida saludable, regularmente ellos nos contagian de entusiasmo.

Como puedes ver, montarse en el vagón de la salud no es difícil y en la vida el éxito viene de caer y aprender a levantarse.

Karolyn Castro ©

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *