fbpx

"Dios le da sus más grandes batallas a sus más grandes Guerreros" es una frase que me han repetido mucho, principalmente cuando estoy lidiando con cosas que no tienen sentido o que aparentar ser injustas para un cristiano.

Sin embargo, debo confesar que rechazo esa frase con todo mi ser y te voy a contar porque.  Tengo 4 razonamientos personales por los que para mi, Dios no nos da batallas, ni guerras ni nada que pueda traernos dolor.

  • 61 versículos o más hablan de la Bondad de Dios:  Pero uno en particular llama mi atención, en Marcos, capítulo 10, versículo 18 dice "Y Jesús le dijo: ¿Por qué me llamas bueno? Nadie es bueno, sino sólo uno, Dios."  La bondad de Dios es la que le permite recibir a un hijo que ha pecado pero se ha arrepentido de corazón.  Su bondad nos sostiene y nos ama a pesar de nuestras imperfecciones.
  • En 1 Juan, Capítulo 1, Versículo 5 la biblia dice "Este es el mensaje que hemos oído de él, y os anunciamos: Dios es luz, y no hay ningunas tinieblas en él".  Queriendo aludir que no existe maldad en Dios.  Qué Dios mandaría dolor y quejadumbre a sus hijos? Qué Dios le arrebataría un hijo a su madre?
  • Existe todo un libro en la biblia que habla específicamente del sufrimiento:  Las lamentaciones es un libro del antiguo testamento atribuído a Jeremías donde se habla de lamentos individuales o grupales.  Todos conocemos también la historia de Job esto para mi significa que Dios es altamente sensible al dolor humano, tanto que se hizo hombre para sufrirlo y poder comprenderlo desde la vivencia.  Dios no quiere dolor para nosotros
  • En Santiago, Capítulo 1, versículo 12 la biblia dice "Bienaventurado quien persevera ante las vicisitudes; porque cuando fuere probado, recibirá la corona de vida, que Dios ha prometido á los que le aman"

Para mi estos pasajes de la biblia nos muestran un Dios de amor, que nos ha dado el mayor de los regalos que se puede dar a un hijo, el libre albedrío.

A lo largo de años de evolución hemos modificado lo natural, hemos alterado el orden de las cosas y nos hemos despojado de valores como el amor.  Todo esto nos está costando, y el precio es, sufrimiento a través de enfermedades y tragedias que para mi TODAS tienen una naturaleza terrenal y  no divina.

Sin embargo, la promesa de Dios ante estos hechos es que seremos sostenidos, consolados y amados a lo largo de nuestros momentos de dolor.  Y ese, mi gente, es el Dios en el que yo creo.

Mi Dios no da cáncer, no castiga, no permite que niños mueran, no castiga a su propia creación.  Mi Dios da consuelo, amor y la promesa de una vida eterna para los hijos (con sufrimiento o no) que hayan decidido vivir una vida de amor como la que el nos insta a vivir.  Todo lo demás, es causa del hombre o de la naturaleza que tiene su propia ley de libre albedrío.

Asumamos la responsabilidad que nos toca sin olvidar nunca que su promesa es clara y que como dice la oración que repetimos "Una sola palabra tuya bastará para sanarme"

 

Mateo Capítulo 22, Versículo 21 «Den al César lo que es del César, y a Dios, lo que es de Dios».


Karolyn Castro  Fundadora y Directora Ejecutiva Team Guerreras © .  Escritora creativa Dominicana, poeta, educadora y tutora en Little Great Minds RD.  Host en el Podcast "Reflexiones con Team Guerreras"  Especialista en pronósticos estadísticos e inteligencia de negocios, emprendedora, CEO de Mamita en Casa RD.  Mami de Francesca e Isabella, compañera de vida de Miguel.  Enamorada de vivir, apasionada por los viajes y la buena comida, guerrera y definitivamente fanática de romper paradigmas.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *