routine

Cuando acostumbramos a nuestros hijos a un ritmo de hábitos y rutinas diarias, el comportamiento cambiará positivamente, sin tener que recurrir a estados de rabietas, gritos, etc.  Los niños van creando en su mente una secuencia de tareas creadas por los adultos, que les permiten sentirse seguros y felices, porque dichas actividades le dan un orden a seguir.  Saben reconocer por ellos mismo cuando se están portando mal, porque han roto la rutina establecida anteriormente.

Una rutina es un patrón de actividades que durante el día usted establece con su pequeño, lo cual le proporciona una sensación de paz y tranquilidad al niño.  Al principio tendrá que repetir la rutina, luego ellos mismos sabrán la hora para cada tarea o actividad.

Aquí le compartimos algunas sugerencias de rutinas que son beneficiosas y deben establecerse para estructurar parte del día de los niños:

  • Establecer horas fijas para las comidas (el desayuno, almuerzo, merienda, cena).

  • Horas de recreación y diversión.

  • Hora fijas para bañarse e irse a la cama.

  • Momento de hablar de lo que le paso en el día, aunque su niños aún no hablen, contarle el recuento de su día (El momento mágico).

Cuando desee emplear esta método, debe ir mencionando el nombre de la actividad antes de empezar y explicar las reglas siempre, día a día.

Ejemplo: es la hora de la merendar, vamos a lavarnos las manos.  Cuando termines lleva el plato a la cocina.

Les aseguro que con el tiempo esas rutinas se irán haciendo parte de su vida.

De vez en cuando o los fines de semana por diversas situaciones habrá que romper la rutina.  Esto debe especificarlo también, decirles “hoy vamos a hacer algo diferente, por tal motivo”.  Siempre debe haber una narrativa en los hábitos y rutinas, así como explicaciones de acuerdo a su edad. Por ejemplo:  “Debes comer frutas porque te pone grande”, o si es un niño de más edad:  “Debes comer frutas porque te brindan vitaminas al cuerpo”.

Los hábitos y rutinas deben comenzar desde el día del nacimiento del niño, su reloj biológico también se irá formando en este proceso.  Recuerden muchas veces creemos que los niños que no hablan no entienden, eso es falso, ellos entienden en la medida de su capacidad y su edad. Anteriormente se decía “déjalo que es pequeño, no entiende”, pruébelo con sus hijos y verá que es falso. Dígale “no eso no se toca” o la palabra “deja eso” y en la gran mayoría de los casos ellos dejan de hacerlo. No importa que sean bebes con meses solamente, ellos entienden sus gestos, el timbre de la voz, y frases cortas.

 

La disciplina es un acto de amor a  sus hijos.

Isabel Miguelina Paez ©

Directora Centro Educativo Acuarelas

Si te gustó, compártelo!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *