anny (1)

Laysa se auto-nominó ella misma!…recuerdo aquel Sábado cuando nos juntáramos a trabajar en su historia, con una sonrisa maravillosa en el rostro y con una chispa y una energía contagiosa estuvimos casi tres horas entre risas y café hablando de su historia.  Es increíble como te cuenta las cosas, como sonríe ante los problemas como si no importaran mucho porque como ella me dijo “que hago yo con amargarme! al final eso tampoco soluciona los problemas”.

Te invito a leer su historia y nutrirte de la fortaleza de una Guerrera a quien un encuentro casi con la muerte no pudo arrancarle su sonrisa.

Mi nombre:  Laysa Rosado

Ocupación:   Empleada Privada

Cual ha sido la batalla más dura que has tenido que librar?:  

Problemas de salud por descuido y una mala práctica médica. En Marzo del 2009 me diagnosticaron en Barahona una Gastritis leve a causa de las piedras en la vesícula.   Al no mejorar, decido en Abril 2009 irme a tratar en el Hospital San Bartolomé de Neyba.  Entro a cirugía el día 9 del mismo mes y dos semanas después empezaron los síntomas, piel oscura y con erupciones, comezón, ojos amarillos y dolor abdominal agudo.

Regresé al hospital en plan de consulta porque no pensaron que ameritaba emergencia alguna, me revisa el doctor que practicó la cirugía y me dice que tengo una Ligadura de Coledoco, que deben volver a operarme y que tengo que comprar unos tubos cuyo costo era extremo.  Al plantearle mi situación económica y al ver la gravedad del caso, dijo que no podía ser el quien volviera a operarme.  Ante su respuesta dejo todo y continúo con los síntomas ya mencionados.

Cinco meses después y por la insistencia de familiares y de mi madre, vengo al Hospital Luis Eduardo Aybar (el Morgan) a buscar ayuda pues el vientre me había crecido muy exageradamente y los ojos estaban de un color verde muy intenso.  Al ser atendida me refirieron a Emergencias del Hospital Padre Billini y al llegar me dan ingreso el mismo día.  A la semana siguiente ya estaba en la sala de cirugía para tratar de corregir la expansión del líquido biliar en mi organismo.  A raíz del tiempo de descuido, mi hígado estaba duro y muy lastimado; aún así le dieron esperanzas a mi madre de que todo estaría bien.

Empecé a bajar de peso, a perder el cabello, perder proteínas de mi organismo y mi salud estaba descompensada en un 90%.  Dos meses de síntomas nuevos y empeorando; perdiendo el apetito, vomitando todo lo que comía, fiebres que sobrepasaban los 40 grados, me hinchaba sin motivo y la herida alrededor del tubo que salía del hígado no cerraba.  Para el mes siguiente estaba en cirugía nuevamente, en esta ocasión para colocar unt ubo que fuese directo al intestino y poder alimentarme por esa vía.

Cada día se convirtió en cura y tortura para medicarme, ya mis venas no se encontraban, mis brazos ardían de tantas perforaciones por lo que deciden colocarme un catéter sub-clávico, pero a los 9 días se infecta el área y vuelven las fiebres, al hacer el cambio me lastiman el pulmón izquierdo, otra complicación que me lleva a utilizar oxígeno para poder respirar y a realizar ejercicios de respiración con un aparatito.

En ese momento mi compañera de habitación, alguien que me ayudaba a levantarme para el baño y con quien hacía planes para cuando saliéramos conocer los hijos de ella y compartir, fallece de hipoglicemia a mi lado y  eso me hace perder las esperanzas.  Más desgastada y con menos fuerzas para continuar, se fue tornando más difícil que mi madre, mi tía y una prima lejana pudieran levantarme el ánimo.

Me convertí en la mimada de la Sala Pozo – Cama 2, la joven de 27 años con cara de niña triste…tenía enfermeras y un equipo de más de 15 doctores y estudiantes pendientes de mi cuidado.  Noches de lágrimas de desesperación por la impotencia de no poder levantarme ni para ir al baño y por estar lejos de mi bebé de tan solo 2 años que preguntaba y sufría al no ver a su mami.

Llega Diciembre y el hospital queda totalmente vacío, a punta de rabietas y de arrebatos me dejan ir a casa de “vacaciones”…grave error!.  Ya en casa, para la noche buena estaba perdiendo líquido sin poder compensarlo, sin embargo estaba feliz de estar con mi bebé y mi familia.  El 30 de diciembre alrededor de 20 intentos fallidos para canalizarme para reponer el líquido que estaba perdiendo me llevan a emergencias del hospital que luego de hidratarme y a puro ruego me permiten marcharme a casa.

El 31 de Diciembre, perdí casi por completo el conocimiento, agonizaba en un mueble de la sala, todos los que visitaban la casa ese día salían con lágrimas en los ojos, sin importar edad y sexo.  Ya estaban preparando todo para mi funeral en año nuevo.  La madrugada del 2 de Enero, ya casi sin aliento pierdo el conocimiento totalmente, se reúne todo el equipo médico, sin importar el día y sin estar de servicio, orando junto a la camilla de emergencias, acompañando a mami en su desesperación.

Al amanecer me suben a la unidad de cuidados intensivos, aunque inconsciente grito y forcejeo cuando me estan colocando el catéter, despegando el tubo que salía de mi intestino.  Despierto el 6 de Enero sin fuerzas, sin deseos de seguir luchando y mi equipo médico mimándome 100%, mi mami siempre a mi lado y mi tía que era la fuerte convertida en un manojo de nervios, pero todos siempre ahí brindándome su apoyo. Una dieta hiper-proteíca para subir mis niveles de proteínas y bajar algunas cosas que tenía alteradas.

El 17 de Febrero la última cirugía, más de 4 pintas de sangre y casi 8 horas en quirófano.  Según los médicos a cargo (mis ángeles) me perdieron por unos segundos pero no soltaron las esperanzas y la fe de que saldría viva de ahí dentro.  Despierto el día 18 en la tarde con un catéter incrustado en mi cara y otro directo en mi columna por cualquier eventualidad.

10 días de observación y me dan de alta el 27 de Febrero del 2010…al fin en casa!.  A los pocos días me comienza a crecer el vientre y tengo que visitar interdiario el hospital.  Una biopsia al líquido que se produce da negativo y deben insertarme un catéter a sangre fría en mi vientre para drenarlo y suministrarme albúmina para compensar la pérdida.  Unos meses después dejé de producir el líquido, aún tengo un poquito pero esta en un lugar peligroso, vivo con eso.

Mi vientre está hecho un desastre pero aún estoy aquí!, mi niño sufre algunos trastornos a raíz de todo, no puede verme dormir porque cree que no despertaré.  Yo, trato de sobrellevarlo todo con amor y comprensión.  Por todo lo vivido pasé casi un año sin trabajar, acumulándose deudas, pero en Agosto del mismo año conseguí un trabajo, estuve ahí por tres años, luego de varios intentos fallidos en otros lugares, en Noviembre del año pasado empecé a tomar prácticas como operadora en una centra de taxi donde estoy laborando actualmente y me ha resultado.

En que aspecto saliste fortalecida? 

Adoro más la vida, no me avergüenzo de mis cicatrices y defiendo la maternidad con todo, porque si algo me mantuvo luchando fue mi hijo y el saber que debía vivir para el.

Una frase o un comentario que quieras dejarle a las demás Guerreras?

No hay nada imposible que en esta vida no se logre con fe y con empeño.

Qué sigue ahora en la vida de Laysa? planes futuros?

Terminar mis estudios o mejor dicho volver a estudiar, sacar adelante a mi hijo y superarme en todos los sentidos.

Si te gustó, compártelo!

6 Replies to “Laysa Rosado – Una Guerrera como tu”

  1. Waoooooooooooooooooooooooooo……………….Llore, Dios cada dia confirmo que contigo nada es grande, nada es imposible, Todo lo podemos en ti! Laysa, adelante guerrera, eres especial y amada por papa Dios!

  2. Waoo he llorado leyendo la historia de esta guerrera Dios te bendiga Laysa el ser madre Y querer ver a nuestro hijos crecer y realizado nos impulsa de una manera tal que es increíble y difícil de expresar que nuestro Dios te siga llenando de salud y bendiciones mil ,Karolyn eres un ángel que haz llegado en el preciso momento de la vidas de muchas guerrera Dios te bendiga sigue así como eres un ser humano excepcional quisiera asistir algún día alguna de tus charlas necesito conocer a esa persona tan maravillosa que eres TU.

  3. Waoooooo…..pa’lante guerrera!! Tu eres unbgran testimonio de vida, Dios te bendiga!!!

  4. Compartir mi testimonio de vida y conocer personas para dar aliento de vida y fe, me ha fortalecido más cada día.
    Gracias por ser una persona especial Karolyn y darnos la oportunidad de ventilar al mundo que a pesar de tantas adversidades #somosfuertes #guerreras #somospasion #amor

  5. Tremendo testimonio…dios tiene un propósito muy grande contigo su misericordia es infinita.. de verdad que eres una gran guerrera laysa!!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *