Alguna vez pensaste “me enseñaste tanto” mientras tu hijo o hija te hablaba?. Anoche, con cara seria mi hija de 12 años me dice “Mamá puedo contarte un secreto?”.  Como toda madre, experimenté ese nudo en el estómago y ese sentimiento de no saber que pasará si el “secreto” resulta ser algo para lo que yo no estoy preparada.

A esto podemos sumarle que no me sentía muy bien anoche pues el síndrome de tunel metacarpiano de mi mano derecha estaba de mal humor al punto que tuve que volver a usar la muñequera especial y pedirle al esposo uno de sus poderosos masajes sanadores.

Respiro hondo… y escucho cuando dice:

“Mira en Roblox hay esta misión algo complicada donde al final, si logras completarla, te ganas diferentes ropas para tu personaje”.  Exhalo el aire y una paz se apodera de mi alma…al parecer no estoy frente a una crisis de crianza.

Ella continúa “Pues bien mami, hice la misión dos veces!  me ha tomado días lograrlo”.

Yo  le digo “Wao, y por qué dos veces? te ganas cosas diferentes?”

Ella contesta: “No mami, la misión si es diferente pero te ganas lo mismo.  Solo que la hice para poder ganar dos de cada cosa y regalarle a Isa (su hermanita menor) un set.  Justo hoy lo terminé y ya le hice el regalo y estoy loca por ver su cara  mañana cuando se de cuenta de lo que tiene”

Yo (con un nudo en la garganta y al borde de llorar), le digo:  “Y por qué no la dejaste hacer a ella la misión?, aunque es un gesto muy hermoso de tu parte”

Ella contesta:  “Ella no sabe tanto inglés y por su edad iba a ser muy difícil para ella.  Además yo quería hacer algo especial de regalo para sorprenderla”.

Luego de felicitarla y decirle lo orgullosa que me sentía de lo que había hecho, me senté a esperar al día siguiente cuando la chiquita Isa se diera cuenta de lo que había pasado.  Hoy su hermana brincó de alegría y exclamó lo siguiente:

“Gracias Franchis! Es el regalo más bello de toda mi vida, eres la mejor hermana de todo el mundo”

y así una chiquita de 12 años me enseña lo que quizás decimos tanto con la boca pero que no llevamos a cabo en nuestro día a día.

“El mejor regalo no es el que te cuesta mucho dinero, es el que se entrega con amor, pensando en quien vaya a recibirlo”.

Que linda la maternidad, que lindos aprendizajes nos dejan los hijos!!.  Al final somos lo que logramos que otros sientan al estar con nosotros.

Feliz día a todos! recuerden que en cada momento puede darse una gran enseñanza, solo debemos tener los ojos y el alma listos para recibirla.

 


Karolyn Castro  Fundadora de Team Guerreras © .  Escritora creativa Dominicana, poeta, educadora y mamá homeschooler en HC Homeschool RD.  Host en el Podcast “Reflexiones con Team Guerreras”  Especialista en pronósticos estadísticos e inteligencia de negocios, emprendedora, CEO de Mamita en Casa RD.  Mami de Francesca e Isabella, compañera de vida de Miguel.  Enamorada de vivir, apasionada por los viajes y la buena comida, guerrera y definitivamente fanática de romper paradigmas.