Este ha sido un año que para algunos, como yo, se nos ha ido en un abrir y cerrar de ojos.  Para otros, este ha sido un año extremadamente largo y difícil.  No importa como haya sido mi año, tengo por costumbre, iniciar el mes de Diciembre de cada año con un recuento de mis bendiciones y los retos del año que nos preparamos a despedir.  Lo hago para utilizar el resultado de esa reflexión como fuente inagotable de motivación para el año que se avecina.

En este día quiero contarles de Wendy. Wendy Solano es una Guerrera de esta comunidad y a quien tuve la dicha de conocer a través de la sección Una Guerrera como Tu.  Desde que Wendy y yo hablamos por primera vez a mi me quedó algo claro, su resiliencia era digna de admirar.  Hace un año ya ella fue paciente de un transplante de médula pues sufre de una condición muy rara llamada Deficiencia contra el Gata2 (he puesto un link a su website para que aprendan más sobre esa condición).

Este 2016 ha sido extenuante para mi guerrera.  En ocasiones yo, a distancia, he caído de rodillas y he implorado “Dios ya no más”.  Pero ella sigue de pie, en ocasiones dándome ánimos a mi.  Sus “Buenos Díasssss mi Gente!!!!, aquí seguimos en el resort 5 estrellas” (refiriéndose al hospital) son una especie de sacudida para cualquier cosa que quiera robarme la alegría de iniciar viva un nuevo día.  Ella le ha dado un significado vivo a la palabra resiliencia y le ha dado un matiz diferente a tener ganas de vivir.

Si debo tomar una enseñanza del 2016 y llevármela conmigo para toda la vida.  Yo elijo la lección de vida que Wendy con su actitud ante su 2016 me ha dejado.  Recuerdo haber subido una foto contando sobre una situación de dolor en un hombro y unos estudios que me realizaban y ella me escribía “Estaré orando por tu pronta recuperación”.  La realidad es que me dieron ganas de decirle…no ores por mi…ora por ti, lo mío no es la gran cosa.

A ti Wendy, quizás, en las noches, cuando nadie te ve, tu te desplomas; quizás duermes plácidamente con esa paz para enfrentar tormentas que te caracteriza, yo no lo sé.  Documentar todo tu proceso para brindar información a los pocos en el mundo que sufren de esta condición es encomiable.  Sin embargo, todo ha servido para mostrarme que cuando yo hablo del poder de las curvas de una mujer, existen mujeres como tu que le dan un significado real a nuestra frase “Mucho más que curvas”.

El 2016 me ha dejado una gran amiga, el honor de conocer a una gran mujer y fuerza, que viene de tu fortaleza, para enfrentar lo que se me ponga delante.  Tu cambiaste a la tribu…la tribu te cambió a ti, y juntas, tu, yo y la tribu, buscamos cambiar el mundo…y quien dice que no lo lograremos.

A millas de distancia…estoy y estaré siempre contigo.

 

Karolyn Castro ©

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *