roma

Solo recuerdo el frío que hacía y lo feliz que estaba! (de hecho si miran de cerca los barrotes del balcón donde me encuentro en la foto podrán ver los restos de hielo ya que la llovizna que caía se había convertido en eso).  Había llegado a Roma luego de un vuelo de 8 horas hasta Madrid y otro de unas tres horas, creo, hasta la capital Italiana.  Era el año 2005 y yo tenía la dicha de conocer una ciudad que me había fascinado desde mis años en el colegio.

Roma es todo lo que promete ser y algo más.  La ciudad metropolitana de Roma tiene unos 4.3 millones de habitantes, situada en la porción Oeste-Central de la península Italiana y a lo largo de la orilla del río Tevere (Tíber en español), es un lugar cargado de historia en cada esquina, lo que para mi la convierte en un gran museo viviente…y creo que ya saben cuanto amo los museos!.

Talvez porque corre sangre con un pasado italiano por mis venas o quizás porque amo la comida, y su oferta culinaria va directo a mi corazón, Roma fue un lugar donde me sentí en casa.  Se le conoce como uno de los lugares donde naciera la civilización occidental y se hacía referencia a Roma como la “Ciudad Eterna”.   Varias historias (y en Roma todo tiene que ver con historias), se levantan alrededor del significado del nombre de esta ciudad.  No pienso abrumarlos con todas, a mi me gusta creer que el nombre Roma viene de la palabra greca ῤώμη (rhōmē) que significa “fuerza”.

La historia de Roma es fascinante, su riqueza cultural te deja sin aliento y para mi es uno de los más ricos patrimonios históricos del mundo.  Aquí les dejo las 5 razones por las que me enamoré de Roma.

1.  Sus calles estrechas, adoquinadas y sus mercados en las plazas:  Fue lo primero que cautivó mi corazón!, esas calles estrechas donde se levantan las casas de los verdaderos romanos (espacios pequeños y encantadores con balcones chiquitos que son adornados con flores).  Lejos de sentir claustrofobia, las calles de Roma te llenan de un sentido de aventura, de una curiosidad por descubrir que se esconde detrás de la próxima esquina.  Hay plazas, regularmente con una fuente, que es esconden entre las edificaciones y donde en horas específicas se establecen mercados que venden frutas y flores.  Yo amé esos mercados!!!, en ellos se venden frutas y vegetales producidos localmente así como conservas hechas en las cocinas de las casas.  Todo artesanal !!!!!.

2.  La riqueza histórica:  Roma es un museo viviente…la ciudad completa carga una historia en cada esquina.  Mi recomendación es que lea de manera exhaustiva historia de las civilizaciones antes de ir de viajes a esta ciudad.  No es turismo para los más pequeños sin embargo puede manejarse para que ellos también disfruten el viaje y vayan adquiriendo amor por el arte y la historia.  Otra recomendación es no limitarse a los lugares que les ofrecen los tours, si bien es cierto que no puede dejar a Roma sin visitar el Coliseo Romano, el Museo del Vaticano o la Fontana de Trevi, hay otros lugares menos populares cargados de cosas que hacer como por ejemplo el Zoológico de Roma, el mercado de antiguedades a lo largo del rio Tevere o el Jardín de Naranjas, un lugar perfecto para enamorados que quieran escapar del ruido de la ciudad.

3.  Su comida (incluyendo las pastelerias!!!):  Aquí quiero detenerme y suplicarles que se alejen de las cadenas o lugares de turistas para comer.  En mi viaje fue interesantísimo y toda una experiencia para el paladar, comer en las pequeñas tavernas o restaurantes familiares que estaban en las calles que se encuentran lejos de las atracciones turísticas.  Si no tiene un amigo que lo oriente que viva en Roma, le pido que mejor salga usted a explorar.  No solo tienen mejores precios sino que la calidad de la comida es mucho mejor y cuentan con un servicio más personalizado.  Me encantaba ver al dueño muchas veces también el chef ser quien me recomendara el vino, que muchas veces provenía de las barricas familiares.  Si quiere experimentar la riqueza culinaria de Roma, llévese de este consejo.

4.  Los Gelatos:  Bueno a mi no me importó que fuera pleno invierno y mientras los locales me miraban como que estaba algo loca, disfrute de cada sabor de helado que pude!.  Caminaba bajo el frio unas cuantas esquinas solo para comerme el helado.  Son divinos, cremosos y como nada que me haya comido en otro lugar.  Tambien tenian los sorbets de frutas que eran otra delicia.  Aqui le voy a dar el mismo consejo, existen gelaterias familiares que tienen sabores que muchas veces no los encuentras en las comerciales, por ejemplo, hubo un gelato de chocolate con licor de chocolate que me tenia obsesionada.

5.  Las Operas y las ofertas musicales y de teatro:  Me maravilló como todos cantaban tan bien en Roma!!! Busque inmediatamente la lista de obras de teatros y lugares de oferta musical.  No solo Opera (aunque la recomiendo tremendamente) sino también otras opciones como Jazz o música clásica.

No puedo esperar volver…porque según la leyenda, si lanzas una moneda a la Fontana de Trevi y pides el deseo de volver a Roma, este te será cumplido.  Yo lanzé la mía!.

Este artículo va dedicado a un amigo que ya no está, alguien que se disfrutó Roma tanto como lo hice yo, alguien especial a quien extraño muchísimo.

El Álbum de mi visita a Roma lo encuentras aquí

Untitled design

Si te gustó, compártelo!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *