power of a smile

 No hay nada con más poder que una sonrisa!.  Hace años cuando experimentara el amor por primera vez, fue una sonrisa lo que me cautivó.  En esta era electrónica es frecuente ver  mas “caritas felices” en un conversación de Whatsapp que las sonrisas que vemos a diario en los rostros de las personas.

Sonreír es un acto involuntario que responde a un estímulo asociado con la alegría, el gozo, la paz.  Se dice que solo los seres humanos pueden sonreír (aunque yo juro que los perros también lo hacen).  Involuntario o no…una sonrisa puede cambiar una vida, la tuya y la de otra persona.  Es uno de los principales atributos que busco en la gente, me encanta rodearme de personas que tengan la sonrisa a flor de labios!.

La sonrisa tiene un poder transformador en las personas, es sanadora, es restauradora…no existe nada con tanto poder como una sonrisa.  Entonces por qué la damos tan poco últimamente? por qué hemos sustituido nuestra sonrisa por unas cuantas caritas que lloran de felicidad en una ventana de chat?

Le respuesta es sencilla, hemos acortado el tiempo que pasamos con quienes amamos y lo hemos reemplazado por interacciones electrónicas, que si bien son una tremenda ventaja para mantenernos comunicados, jamás podrán sustituír la sonrisa, los abrazos, los besos y las conversaciones cara a cara.  También siento que a medida que la carga de trabajo y el peso de la situación económica nos agobia, nos concentramos mucho más en las cosas negativas y olvidamos agradecer y sonreir por las bendiciones que tenemos en nuestras vidas.

Para mi vivimos en la era de sonrisas apagadas, que solo se plasman en nuestros rostros cuando vamos a tirarnos un selfie o cuando vamos a subir una foto a alguna de las redes sociales (donde si se fijan bien todas son vidas perfectas, algo que en la mayoría de los casos dista mucho de la realidad).

Ojalá que hoy que se celebra el día del poder de la sonrisa, podamos incorporar más sonrisas en nuestras vidas, podamos arrancarle sonrisas a los demás y podamos hacerla nuestro sello de marca.

Karolyn Castro ©

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *