Te autorizo a que me llames cerda, igual que a Alexa Moreno.

Definitivamente que estas Olimpíadas de Rio 2016 están dejado en mi un sabor complejo.  Momentos de júbilo, momentos de reflexión, momentos de tristeza, de rabia y de decepción.  Si bien es cierto que las “figuras públicas” se exponen a críticas que regularmente carecen de sentido común, perspectiva y humanismo.  La realidad es que algunas de estas…