fbpx

Estás…Estoy…

Resides allí… En la recóndita humedad  que trato de calmar cruzando mis piernas. En aquel ocaso  inconcluso que se tiñó de placeres prohibidos.   Vives… En aquella tormenta de palabras ardientes que despeinaron la tranquilidad de la noche, En aquel aroma, que dejó nuestra entrega, impregnado en las sábanas desarregladas de aquel hotel.   Te quedarás…por…

Ojo con ellas…

Este bellísimo escrito anda rodando por internet, me lo encuentro de vez en cuando en Facebook y en uno que otro blog que quiere, así como quiero yo, dejarlo inmortalizado en un lugar seguro y lejos de un muro de Facebook.  No acostumbro a re-escribir artículos de esos virales…pero algunos, como este valen la pena!.…