Definitivamente que estas Olimpíadas de Rio 2016 están dejado en mi un sabor complejo.  Momentos de júbilo, momentos de reflexión, momentos de tristeza, de rabia y de decepción.  Si bien es cierto que las “figuras públicas” se exponen a críticas que regularmente carecen de sentido común, perspectiva y humanismo.  La realidad es que algunas de estas críticas transparentan un problema serio de quien las emite y de la sociedad que las recibe, las comparte y se hace eco de ellas.
Desde hace unos años hay cientos, sino miles de campañas relativas a la imagen de la mujer, sin embargo, como siempre he sostenido, mientras los medios de comunicación continúen haciendo de estereotipos los size 0, nosotros seguiremos por el camino que vamos.  Mientras el enfoque sea el “físico” y el “alma o las cualidades” sean un enfoque secundario el resultado será, y me van a disculpar, el mismo jodido disparate que hemos tenido hasta ahora.

maxresdefault
Foto de Archivo Zocalo.com.mx ©

Alexa Moreno, para quienes no la conocen, es una gimnasta mexicana de 22 años de edad.  Con varias medallas debajo de su manga en competencias regionales, como los Juegos Latinoamericanos y del Caribe, Alexa enfrenta cada competencia con una sonrisa en sus labios y una determinación en su mirada que son digna de admiración.  Pocas veces titubea y cuando planta sus pies lo hace con firmeza, como si su propia alma se anclara al suelo.

Pues bien, al finalizar una de sus presentaciones en las Olimpíadas de Rio 2016, “alguien” tuvo la idea de llamarla “cerda gorda”.  Alexa pesa 99 libras (no que el peso sea importante para este artículo), pero en serio, cerda?.  El tercer país que más lee mis escritos es México y mi corazón tiene en México una amiga de la tinta a la que admiro con fiereza, Stephanie (Male) Capetillo, que ya emitió su pensar en este sentido, como siempre magistral.  Yo no podía quedarme callada.

El comentario que se ha convertido en viral (porque las cosas que llegan a ser virales aún me sorprenden) y de nuevo, salen personas a defenderla y lo hacen enfocándose en que ella fue víctima de bullying.  Olvidan que el enfoque es otro, y como lo hizo Male deberíamos estar mirando el aspecto discriminatorio del que somos víctimas los Latinoamericanos.  Tampoco se enfocan, quienes quieren defenderla, en el aspecto del alma de esos deportistas y lo sencillo que resulta que cualquier pelele les juzgue o les acose desde un pedestal de idiotez desmedida.

La veo en el suelo, con sus 22 años, mirar sus manos, analizar su estrategia.  La veo sonreír y, saben que veo en Alexa?.  Veo la representación viva de la pasión, esa que no nos hace celebrar cuando llega el viernes, sabes por qué?.  Porque Alexa, Yudelkis y millones de apasionados en el mundo no viven por el dinero o la fama, viven por amor desmedido a lo que hacen.  Sin embargo, también veo el injusto descrimen que nuestra piel y nuestras nacionalidades acarrean consigo.

DSC_0028Alexa Moreno soy yo, una Dominicana que tiene que defenderse cuando pisa suelo extranjero porque fuera todas somos injustamente clasificadas de “prostitutas”.  El título de “Cerda” de Alexa, me lo han dicho a mi y mis 150 libras apasionadas por escribir.  En ese ataque, yo, no la veo a ella, me veo a mi y a los millones de latinoamericanos, hombres y mujeres, que día a día tenemos que probar que “valemos” ante la mirada de Comités Olímpicos, de Departamentos de Migración, ante “Aspirantes a Presidentes”, incluso, justificarnos ante la mirada de nuestros propios pueblos.

Te autorizo a llamarme cerda, a llamarme gorda, mientras, yo seguiré escribiendo y Alexa seguirá plantándose firme en el suelo y demostrando, que un país, es más, que un continente completo tiene mucho que ofrecer.

Karolyn Castro ©

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *