Hoy se celebra a nivel mundial el día del prematuro.  Se clasifica un bebé como prematuro cuando nace antes de completar las 37 semanas de gestación.  Mi primera experiencia con un prematuro la tuve hace unos años cuando una amiga me pidió ser donante de sangre para un paquete plaquetario que se necesitaba para su sobrina prematura.  La bebé había nacido a las 27 semanas de gestación y pesaba un poquito más de una libra.

Al terminar de donar la pinta de sangre, mi amiga me dijo si quería ver a la bebé.  Recuerdo que subimos a la unidad de cuidado crítico neonatal y desde una puerta pude ver aquel cuerpecito en una incubadora, toda llena de cables, con un tubo, sus ojitos tapados y un pecho que subía y bajaba rítmicamente donde podías contar las costillas.  Aquello me impactó, en aquel momento no era madre aún pero ya había visto muchos bebés, pero nada que se comparara con esa experiencia.

Durante semanas, que se convirtieron en meses, estuvimos orando por la salud de aquella bebita, que hoy, gracias a Dios es una niña saludable.  Sin embargo, aquel momento me hizo crear consciencia de que, en ocasiones, la maternidad te presenta con retos difíciles.  Unos 15 millones de bebés nacen de manera prematura en un año y este número va en aumento, esto es entre un 5-18% de los nacimientos (dependiendo del país).  Las complicaciones debido a nacimiento prematuro son la causa No. 1 de muertes en infantes a nivel mundial.  Estas estadísticas son realmente impresionantes.

premature

En nuestra sociedad el nacimiento del bebé es una causa de alegría que mueve todo un engranaje de felicitaciones y actividades.  Sin embargo, con la experiencia que me ha tocado ya con bebés prematuros (varias amigas ya han sido mamis de prematuritos) quiero dejarles con algunos consejos de que tomar en cuenta al momento de visitar un prematuro.

  1.  Visite a los padres en el hospital:  Muchas veces como no hay oportunidad de ver al bebé en la clínica, muchas personas se abstienen de visitar a los padres.  Talvez por desconocer que situación emocional se va a enfrentar, los papis de prematuritos reciben menos visitas en el hospital.  Si bien el bebé se encontrará en la unidad de cuidado neonatal los padres necesitan sentir el apoyo de familiares y amigos.  La parte monetaria es de gran preocupación para las familias enfrentando esto así que los famosos pañales desechables de prematuros, wipes y ropita premmie ayuda mucho a las familias.  Fuera de esto, haga de su visita una de apoyo emocional a esas familias, diga presente.

  2. Observe estrictas normas de seguridad antes de la visita:  Este dato es importante no solo para los padres de prematuros, sino cuando sea que le toque visitar un bebé.  No use perfume ni maquillaje, lave sus manos antes de la visita y desinfecte usando gel antibacterial, no lleve flores y absténgase de visitar si tiene algún virus o si estuvo en contacto con un foco infeccioso por lo menos 7 dias antes (si por ejemplo su hijo estuvo enfermo).  Puede parecerle algo de sentido común pero son normas que violamos muchas veces sin ni siquiera darnos cuenta.  Luego que estén de alta y el bebé llegue a la casa absténgase de cargarlo, de besarlo o de tocar sus manitas…la regla de oro es ver y no tocar.

  3. Respete los deseos de los padres:  Pueden parecer que están siendo sobre-protectores, puede que pidan que no les visiten por un tiempo, o que pongan horarios específicos luego que lleguen a la casa.  No se sienta mal, los padres de bebés prematuros deben tener un ambiente mucho más limpio (lo cual es un reto en si solo aquí en nuestro país).  Use la regla de oro y piense “qué haría yo si ese fuera mi bebé?”.

  4. Ofrezca ayuda práctica:  Cuando ya esté la madre en la casa y/o al bebé le den la de alta (en ocasiones semanas después que a la madre), ofrezca ayuda de tipo práctico.  No soy mami de prematuro pero recuerdo unas compañeras de trabajo que me llamaron un día temprano y me dijeron hoy te llevamos comida.  La bebé dormía y yo dormí también, ellas llegaron con la comida en mano, platos desechables, me llevaron una selección de cosas, me ofrecieron un rato ameno de conversación.  Para mi ese gesto de esas amigas es una de las ayuda que más atesoro en mi memoria.  Una vecina también me tocaba la puerta de vez en cuando y me llevaba algo de cenar, o la abuela paterna de la niña que iba a cuidarla a la casa para que yo pudiera dormir.  Esos son gestos que no tienen precio.

  5. Visitas y llamadas cortas:  Esta regla de oro aplica para prematuros y bebés a término por igual.  Mantenga sus visitas y sus llamadas telefónicas cortas.  En esos días se duerme poco, se tienen muchas preocupaciones y se está ajustando toda la agenda y la dinámica de la familia.  Esta situación es aún más complicada cuando el bebé es prematuro.  Siempre póngase a la orden y piense en las necesidades de las familias.  Por ejemplo, tengo una amiga que cuando recibió en la casa a su bebé prematuro me dijo que estaba abrumada porque se le había dañado su lavadora, pues las amigas tomamos turnos para ir de manera interdiaria a recoger su ropa y lavarla y secarla en nuestras casas hasta que ella solucionara el problema.  Una noche temprano de un Sábado con otra amiga que tenía a su bebita prematura en casa fuimos y le llevamos cena para dos, una película rentada y una bolsa de palomitas de micro-ondas para que ella y su esposo, cuando la bebé que dormía por espacios de dos a tres horas se durmiera ellos tuvieran un momento como pareja sin salir en casa, ella jocosa nos cuenta que se comieron la cena y se durmieron en el mueble viendo la película pero que aún recuerdan el gesto con mucho cariño.

Un bebé prematuro requiere cuidados extras y los padres están bajo un estrés emocional aún mayor.  Mantenga esto en mente y calcule como puede hacerles la vida más fácil.  Les aseguro que les van a estar eternamente agradecidos.

Karolyn Castro ©

Si te gustó, compártelo!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *