14361405_10208758665376501_1920577619305628091_o
Fotografo: Kendy Accanf Photography ©

Zulenny es de las personas que te arreglan el día desde que cruzas con ella las primeras palabras.  Su historia es una de fe que sin lugar a dudas te llena de inspiración.  Te dejo el testimonio que compartiera conmigo en Mayo de este año y que por algunos temas no había terminado de editar.  Creo que la historia de Zulenny nos mueve a comprender que debemos enfrentar las batallas de la vida con fe y con una actitud vencedora.  Lo bello de su historia es que nos recuerda que el mayor logro que un ser humano alcanza en su vida es que la misma sea testimonio de la obra de Dios.

“Mi batalla comenzó a los 13 años, tengo trastornos de hormonas y la testosterona que es la hormona masculina ha predominado más que la progesterona.  Esto hizo que desde muy joven me saliera barba, , razón por la que me descriminaban, pensaban que yo era un travesti, me insultaban, me llegaron a bajar de vehículos y a sacarme armas entre otras cosas.

Para alimentar la progesterona yo tomaba unas pastillas y esto fue lo que me llevó al cáncer que enfrento hoy.  Esas pastillas alimentaron las células cancerígenas, producía quistes y ahora a los 27 años que me hice el chequeo, efectivamente, en la biopsia abierta se confirmó que tenía cáncer de mama.

En cuanto al cáncer, digo que es para mi una bendición disfrazada porque a través de el no solo he descubierto mi fortaleza sino también el amor que tenía a travez de muchas personas y que no sabía que era verdadero y que era tan fuerte.  Asi mismo he recibido bendiciones que Dios ha puesto en mi camino para desde mi situación poder ayudar a más personas y descubrirme a mi misma en todo el proceso.

Fotografo: Kendy Accanf Photography ©
Fotografo: Kendy Accanf Photography ©

Antes usaba trenzas y no me ubicaba sin trenzas, pensaba que sin ellas no podría resaltar lo que yo era como mujer.  Sin embargo, ahora me quedé sin cabello y sin cejas, descubriendo que “la belleza no depende del cabello sino de lo que tienes dentro de tu alma”.  Claro, existen circumstancias dentro de lo físico donde he enfrentado dolor, pero dentro de ello es mi actitud lo que ha salido a flote y es lo que ha resaltado aún dentro de ese dolor.

Siempre digo que Dios es bueno, porque yo conocí a mi novio dentro de este proceso, durante la segunda quimioterapia en Octubre pasado.  Llevo 16 quimioterapias, me dieron 4 rojas cada 21 días y 16 blancas semanalmente todos los martes.  Esto así porque al no tener casi tejido mamario  tenían miedo de que el cáncer hiciera metástasis al torax.  Para prevenir tuvieron que darme esas doce, las cuales hasta ahora he superado.  Pase lo que pase creo que Dios tiene planes más grandes que los de uno, aunque muchas veces uno no los entienda.  Dios es bueno y sabe por qué permite que pasen algunas cosas.

Trabajo en el Departamento de Post-Grado de la UASD pero hasta ahora tengo licencia permanente, me ha ayudado mucho el respaldo de mis amigos, de mis compañeros de trabajo y de la UASD completa que desde que supieron mi condición no se han separado de mi.  El ministerio de la Iglesia Cielos Abiertos, el Pastor Marcos Yaroide, en ese ministerio yo he recibido muchísimas bendiciones y fortalezas que me han permitido seguir adelante y a no ver este proceso como algo para quedarme estancada sino para seguir adelante y demostrar que Dios no nos abandona a pesar de tantas cosas.

Fotográfo: Kendy Accanf Photography
Fotográfo: Kendy Accanf Photography

La vida me ha fortalecido, aunque si he llorado mucho y muchas veces.  Cuando recibi la noticia de que me harían una mastectomía doble, me puse a llorar.  Sin embargo en ese momento dije:  “Señor si tu entiendes que deben hacerme la mastectomía doble, que así sea”.  Más adelante la doctora confirmó que no sería necesario, que solo extirparían la derecha. A través de eso aprendí que en ocasiones es bueno extremar los problemas porque así sabes que tan fuerte tu puedes ser.

Cuando vi mi biopsia, lo primero que dije fue “Señor Gracias” y mi mayor temor en aquel momento fue como yo le iba a decir eso a mi mamá.  Llegué a mi casa y ella vio el sobre manila, sabía que yo debía ir a buscar esos resultados por esos días.  Yo le dije “Bueno mami tu sabes que somos dos guerreras, verdad?” y ella me contestó “positivo bebé?” y yo le contesté “Si positivo”, lloramos en medio de un silencio, sin embargo hasta ahora Dios no nos ha abandonado.

Cuando recibí el primer ciclo de mis 4 quimioterapias, los doctores, para que uno no se pongan tan tenso en medio de la situación, no te anuncian todo lo que viene.  Ese día la Doctora me dice “Zuly ahora vamos a comenzar un ciclo de 12” y yo le contesté “En serio doctora?”, ella me dice “Si, pero no es porque las cosas estén peor sino para evitar a que así lo sean”.    Me sentí un poco mal, desanimada y muy preocupada, mi seguro me cubre un 90% pero como eran doce y en ocasiones hay gastos como mi alimentación, unas pastillas que utilizo que son cada diez días, me abrumó el tema monetario.  

Al llegar a la casa le dije a mi mamá “Cómo vamos a seguir adelante?” y ella me contestó “Bueno Zuly, Dios nunca te da de más, osea que cuando Dios te da el sabe como tu vas a seguir”.

Yo me considero una muchacha muy espontánea, y dije “Bueno Señor, tu me vas a ayudar!”.  Iba el camino entero al Instituto Oncológico llorando y repetía “Señor ayúdame, dame una luz!”.    En ese momento me surgió la idea de hacer unos botones con la foto del antes y el después con la frase “La Actitud lo determina todo”.   Esos botones los comencé a vender a RD$100 pesos y muchísima gente no me los compraban sino que me regalaban el dinero, otros tomaban los botones y se los daban a sus amigos para que me ayudaran a venderlos y con eso pudimos hacer el dinero para las quimio y para mi alimentación.  Como puedes ver, Dios te da pero no te da tanto que tu no puedas lidiar con eso.  Através de esos botones, mi intención es que las personas que se encuentren en un momento débil y lean el botón, no se aflijan sino que sigan adelante porque hay veces uno cree que lo que le está pasando es lo último y no, hay personas y circumstancias mucho peores que las nuestras.

img_3664
Fotógrafo: Kendy Accanf Photography ©

Si tuviera que dejarle un mensaje a otras mujeres sería que Dios actúa en tiempo perfecto y que cada una de las cosas que el permite en nuestras vidas es con un propósito aún mayor a nuestro entendimiento humano.  Dios es un alfarero y que no remenienda, cuando crees el actúa siempre para bien.  Ya no temo a la discriminación ni me preocupo por resaltar mi apariencia ya no dependo de eso.  Mi pareja y yo tenemos 7 meses juntos y esto me ha enseñado, que la persona que te ama lo hace, no por lo que tu tengas o por como te veas.

En la vida de Zulenny sigue marchar siempre hacia adelante, con actitud positiva y confiada de que las cosas que suceden en mi vida tiene un gran propósito.  Seguir ayudando con mi testimonio a otras mujeres, que apesar de la mastectomía el potencial se queda y que  mi esencia es lo más importante.  Quiero seguir aportando con mi vida a la de otras personas.  El cáncer no es un punto y final. 

Zulenny Medina ©

Al día de hoy, Zulenny lleva 28 radioterapias y 16 quimioterapias, su sonrisa sigue siendo igual de hermosa y su fé es más fuerte que nunca.  Agradezco del alma a Zuly haber compartido su historia para una Guerrera como tu, ojalá muchas mujeres puedan ver más allá de lo que refleja el espejo y comprendan que, como ella dice, “la actitud lo es todo”.

El trabajo fotógrafico es por el lente de Kendy Acannf.  Da click para seguirle en Facebook, Instagram.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *